NECRÓPOLIS DE ARGIÑETA

Elemento patrimonial de primer orden dentro del panorama de la arqueología de Bizkaia, imprescindible para el conocimiento del poblamiento durante la Edad Media.

La imagen actual de Argiñeta difiere sensiblemente de la que poseía en la Alta Edad Media, ya que entonces era una necrópolis como tantas otras del Duranguesado, ubicada en los alrededores de una pequeña iglesia y con enterramientos de diversa calidad, respondiendo al prestigio social y jerarquía de los distintos miembros de la comunidad. De hecho, los de menor rango eran enterrados en fosas excavadas en la tierra, de las que todavía quedan testimonios.

 

El principal atractivo de esta necrópolis radica en el conjunto de estelas y sepulcros agrupados en el interior y el exterior de la ermita, que permite ser datado entre los siglos VII y VIII d.C. aunque algunas piezas, especialmente las que presentan inscripción, pudieran pertenecer al siglo IX. El valor histórico de estas estelas sólo puede ser equiparable al de las encontradas en otros contextos norpirenaicos, con los que la necrópolis de Argiñeta presenta indudables analogías.

 

Basta recordar la morfología discoidal y los motivos decorativos de significación astral, herederos de una larga tradición. Pero además, algunas de las inscripciones registradas en Argiñeta se consideran las inscripciones cristianas más antiguas de Bizkaia, y quizá del País Vasco. Por todo ello, esta necrópolis no fue ajena hace varias décadas al interés que despertaba la introducción y expansión del cristianismo.

 

Sin embargo, resultados de sondeos actuales apuntan a un nuevo tratamiento temático a aplicar al área de Argiñeta y a relacionarlo no tanto con el cristianismo sino con las dinámicas de poblamiento altomedieval. De hecho, las tres muestras enviadas para su análisis mediante el carbono 14 ofrecen una cronología situada entre los siglos X y XII d.C., pudiéndose adelantar incluso al siglo IX. Es decir, que los agujeros de poste que se excavaron en 2010 pertenecen a edificios construidos, como mínimo, en estos siglos, confirmando la existencia de una ocupación alto y plenomedieval en Argiñeta.

LOS SEPULCROS Y SUS INSCRIPCIONES

Tanto los sepulcros como las estelas funerarias fueron erigidos con piedra arenisca procedente de las canteras del monte Oiz.

 

Constan de dos partes: la caja, de una sola pieza, con forma antropomorfa, y la cubierta, de sección triangular a modo de tejadillo. Son de dimensiones diversas y, en algunos casos, no se corresponden los dos elementos.

 

Los que mayor interés tienen son el segundo y el tercero de la hilera de la izquierda puesto que en sus tapas se pueden leer sendas inscripciones funerarias que constituyen los testimonios escritos más antiguos de la presencia de núcleos cristianos en Bizkaia.

 

En la inscripción del segundo se lee: “Obiit F(a)m¯ (u)l(u)s d¯ (e)i Paterna XVII k(l)ds Augustas” (Murió Paterna, siervo de Dios, el 17 de las kalendas de agosto).

 

La inscripción del tercero, por su parte, dice: “In De(i) Niomine Momus in corpore bibentem /in era DCCCCXXI mi fecit/ ic dormit” (En el nombre de Dios, Momus en vida corporal/ en la era 921 (año 883) me hizo/ Aquí duerme”.

 

La longitud media de los sepulcros recopilados ronda los 2 metros: trece cajas superan esta medida y siete no llegan a alcanzarla, aunque en cualquier caso rebasan 1,83 metros. Los huecos interiores que permiten establecer una aproximación relativa a la altura de los individuos inhumados oscilan entre 1,63 y 1,97 metros de longitud, la profundidad ronda los 0,32 metros y las anchuras oscilan entre 0,60 y 0,70 metros.  

 

Solo una de las cajas de hueco antropomorfo y exterior de bañera Ileva decoración conseguida mediante incisión simple que recorre el perímetro del costado exterior de la pieza. Muy perdida en la actualidad, debió ir rellena de dientes de sierra formando una orla perimetral dentada, también presente en las estelas.  

LAS ESTELAS

El conjunto está formado por un total de trece piezas que se conservan en el interior de la ermita. En el entorno exterior pueden contemplarse cinco copias de las más interesantes. Cuatro son discoideas –con un diámetro entorno a los 70 centímetros y una triangular.

 

De las primeras destacan las grandes cabezas ovales que apoyan en estrechos cuellos realzando el aspecto antropomorfo de las mismas. La iconografía representada es fundamentalmente de carácter astral (círculos concéntricos, prolongaciones radiales, cruciformes, orlas dentadas, etc.), repitiendo motivos heredados de una larga tradición aunque interpretados según esquemas mentales de filiación norpirenaica, desconocidos hasta finales del siglo VI en el territorio.

​MÁS SOBRE ARGIÑETA
CONOCE EL ENTORNO RURAL
DESCUBRE LOS RINCONES MÁS ESPECIALES
  • YouTube - Black Circle
  • Facebook - Black Circle

Calle Berrio-Otxoa, 15 

48320 Elorrio (Bizkaia) 

Contáctanos

OFICINA DE TURISMO

Síguenos

TEL.: 946 820 164   

E-MAIL: info@elorrioturismo.eus  

Descubre más en:

Elorrio,

donde el tiempo se detiene.